Cambalache

(audio disponible al final del artículo) El horario, el minutero y el segundero del reloj, a cada respingo agarran más vuelo
Que pasara allá abajo en mi paisito, no lo sé, pero abrazado a mi creencia lucho como puedo en los desvíos.
Yo tengo una olla de greda, llena de granitos de arroz, de porotos, de trigo, de tomate, mote…chemimare, le doy besos, la miro, la miro, la miro.
Necesito felicitar, en su 80 aniversario al diario El Siglo y agradecerle por haberme dado el privilegio de haberlo tenido en mis manos de niño.
Lo conocí, lo cuide, lo lleve conmigo, lo compartí.
Me incito a escribir a leer, a contar historias.
Uno no agarra al voleo, así no más una idea y la hace suya…
Menos una idea de un fantasma recorriendo mundos.
Se tiene que vivir, sentir el mundo, sentir su hambre, su frío…Se tiene que estudiar, se tiene que escuchar, se tiene que amar y dejar amar.
Si hay algo que me hace creer en la humanidad, sentir, enternecerme, es posar mis labios, mis manos por las piedras incrustadas en las construcciones antiguas…
Sé que ya no puedo pisar ningún peldaño de la Muralla China, me queda soñar solamente con Machu Pichu.
Habría sido lindo, estando tan re cerca haber cantado en Cabo de Hornos.
No estoy triste por no poder ni imaginarme el puente más grande del mundo…:Hong Kong / Macao/Zhuhai.
Cincuenta cinco kilómetros de longitud, siete kilómetros de él, bajo el agua, para permitir el tráfico naval. Y el volar de gaviotas.
Soy un contento…
Sé, que la grandiosidad del acero, del cemento, del hierro va de acuerdo con el pan y el silabario…Es una lucha de todos los segundos.
El comienzo fue una idea, algo etéreo, huracán húmedo como el Iguazu…la idea había que convertirla en algo concreto. la idea necesitaba movimiento.
Y lo que escribo tiene tanta historia, como historias tiene la rueda, la emoción, el arado, el amor, el pensar, la palabra, el volver.
Marx, Engels, Lenin, Mao, Recabarren, el tio Ho, Fidel nos «han dado tanto», como dice un canto de Violeta, que no entiendo, no me explico, que existiendo tanta historia, tanta memoria, tanto doliente se siga usufructuando los sueños de los explotados.
Los explotados son todos aquellos que tienen que vender su fuerza de trabajo a un mercado criminal que impone miserablemente el precio del trabajo.
Esas ganancias monstruosas permiten a conglomerados nacionales, internacionales cuyo único interés es el control del poder.
Mi país, Chile por ejemplo, es una pequeña pieza de ese engranaje cautivador y mentiroso que ha servido de señuelo para conservar a los pobres ignorantes del mundo, a los oportunistas, a los vendedores y compradores de alma.
Las sociedades de libre mercado van desarrollando vertiginosamente necesidades inventadas, que se van metiendo en el subconsciente del trabajador que las transforma en algo esencial para la vida.
La Revolución Industrial terminó con un periodo feudal en el cual era normal ver la miseria…Inventaban de todo…Hasta en nombre del pobre Cristo mataron miles y miles de seres humanos…Jerusalén era el cobijo de criminales.
El morir como sea, era una liberación, los musulmanes muertos se iban para un lado y los cristianos pá otro…
Todos muy contentos.
Desde la Revolución Industrial, la inmensa humanidad , la clase trabajadora se convirtió es una simbiosis crónica de Lombriz solitaria.
Decirlo así, contarlo así es fácil, pero la vida del pueblo no es vida, la sosobra nunca va a ser vida…
Vivir del mercado es vivir para el mercado…
Es una pandemia, es ser como el piojo… Ciego, tuerto, sordo, inhumano, devastador.
Confunde, engaña, compra, desclasa.
La forma de vender tu fuerza de trabajo y la forma del piojo para comprarla; dividió en no sé cuantas semi clases, movimientos, dentro de la misma clase asalariada.
Es un despelote infernal…
Es todo lo contrario a lo que sucede en las clases oligarcas… Si tienen un problema grande, mandan a los de abajo a matarse entre sí.
!! «Chemimare» que somos inteligentes.!!
Para explicar el «Despelote», tengo que irme a ese elemento que forma parte del ser humano, su pensar, su percepción, su reflexionar, su cobardía de clase….
!! Vengan de adonde vengan!!
Los granos de arena que hacen los desiertos, las huelgas, las miserias, las corrupciones, el oportunismo, el populismo, se olvidan.
Soy corcho de vino antiguo y voy a contar de mi clase…
Los muertos nadaban en el Mapocho…pero había que mostrar la orgánica de los trabajadores, esa que no muere jamas, siempre quedara, aunque sea una brasita tiritando.
Dirigente del sindicato de obreros de la construcción, sindicato que fue siempre la piedra en el zapato del fascismo cívico militar…Héctor Hugo Cuevas Salvador…
El Loco Cuevas..
Él se enfrentó a la orgánica fascista con su única arma, la orgánica obrera sindical…
No quiere decir esto, que para ser leal a su clase tienes que mostrar el pecho y esperar proyectil…No, hay reflexión, un análisis, análisis que te lo da el conocimiento…Tienes que viajar hasta tus entrañas, ver tu verdadero ser…No hay lápiz, ni goma, ni cuaderno…
Esta solamente tu clase…
Héctor Hugo Cuevas Salvador dijo voy a tener que hacer uso hasta de mi instinto de clase, mi conciencia se me hace chica.
El ser de clase trabajadora es un privilegio, un viejo hermoso acostumbraba a decir…»Uno nace con esta hueva»…
Los que empezaron a conquistar la tierra, a trabajarla, a sembrarla, a desmalezar y volver a desmalezar han sido muchos y hay de todos, usando un título de Luis Emilio Recabarren hay «Ricos y Pobres»…
La conciencia política de la clase trabajadora no es un bien del Partido Comunista…»Mi dios los guardé»…pero, esa conciencia política ha sido utilizada por las oligarquías para debilitar la fuerza, el poder de la clase trabajadora en rebeldía.
Por ejemplo…La interpretación errónea de la rebeldía de jóvenes y pueblo en rebeldía en el mes de octubre.
No fue una traición de clase…más bien es una ignorancia social y política que todavía se deja ver en la cantidad de supuestos candidatos a la presidencia…
A ese embrollo antiguo, le llaman Democracia.
La receta de la «justicia social» es la decencia, la moral, la humildad en el ser humano.
Y la humildad es patrimonio de la clase trabajadora, esa que hace las cosas.
Pero no puede haber justicia social si existe el capitalismo, la oligarquía empresarial, las transnacionales.
La idea de construir una justicia social pisa terribles callos…
Para evitar el dolor se han cometido genocidios infames…
Cuando se estaban armando los tijerales del primer país mandatado por su mismo pueblo los problemas no eran pocos y venían en patota…
Las contradicciones eran enormes y el país inmenso; los enemigos internos y externos hacían nata.
Era muy fácil que todo se fuera a la chuña…
No se podía venir a última hora con la «última papa»…
No tenía ningún sentido político…
El sentido político lo da el poder político y el poder político está en el pueblo, en el pueblo con una conciencia de clase.
A pesar de ser un gran cuadro político, León Trosky no tuvo de su parte ese pueblo político.
Fue expulsado de la Unión Soviética…Y más tarde asesinado en México.
Su ideario político sigue existiendo; en vez de construir, destruye la unidad de acción del pueblo.
Parte de ese ideario lo hacen suyo otros pesudos revolucionarios que contribuyen enormemente al debilitamiento de las fuerzas revolucionarias.
Esta actitud oportunista hizo mucho daño en mi propia creencia, el partido comunista de Chile, que llego en un momento a decir que el militante que tuviese alguna relación con Troskistas, serian sancionados.
El descuido a la Vigilancia Revolucionaria, el no entender a Lenin en los «dos pasos para atrás y uno para adelante» ha dejado la tendala en los partidos comunistas de Europa…
La perestroika pretendió bautizar a una guagua de 100 años…Como que el luchar por el pan y el vino, el silabario fuera pecado.
El Eurocomunismo barrio con los sueños proletarios…Incluso algunos valerosos querían cambiarle el nombre a mi partido…
Será por eso que amo a Pedro Lemebel …le pidió a Karol Cariola a Guillermo Tellier…»Por favor no cambien a mi partido»
Hay cosas que tienen que decirse aunque la griten amordazada…
El querer vivir en un país socialmente más justo es una cuestión de sentido común, a todos enamora, sin embargo el hacerlo es una batalla terrible.
Demasiadas propiedades privadas, extranjeras, demasiados medios de comunicación encargados de tallar tu mente para vivir pendientes de pilastras.
Las ganancias de esas propiedades se quedan en ese círculo pequeño inmensamente privilegiado.
Habrá que revisar contratos y orígenes de tantas riquezas acumuladas.
Hay que revisar mil veces las pertenencias…
Decir un Chile para todos con esta realidad de país, es engañar al pueblo siempre mentido.
Una Nueva Constitución Política construida en Asambleas Constituyentes es hablar con honestidad de clase trabajadora, es hablar con honestidad.
Por eso el Plebiscito…
Confió en él apruebo….El pueblo, ese de conciencia social se cansó de ser tonto.
La práctica de la Nueva Constitución nos irá dando las contradicciones y problemas que se tendrá que resolver…
El país república seguirá caminando, fuimos construidos para caminar, para buscar, para existir…
¿Cuál será el caminar después de las presidenciales?
Seguiremos existiendo como el mentado paraíso o seguimos caminando en busca de esa justicia social, de esa soberanía.
El país tiene la palabra.
Hay que ser un estúpido creer y decir que si rompimos el molde de 100 años y más, Chile será una Cuba, una Venezuela, además sería un insulto a Fidel, a Ernesto, a Hugo Chávez, a Salvador Allende.
Se necesita mucho tiempo para que todo un pueblo tenga conciencia de clase…Cuba, país de todos, lleva con orgullo inmenso más de 60 años de revolución, sin embargo, hay cubanos, viviendo en Cuba que no tienen una conciencia de clase, política…Digo esto para que se entienda… Hacer una revolución socialista y mantenerla ascendente, es una cuestión de revolucionarios, de gente nueva.
Sé, que una unidad de partidos y movimientos tiene a Daniel Jadue como candidato presidencial…Si esto se hace realidad, cierto es que «Chile despertó».
Todo cambiaria, mejor dicho, los caminos serán nuevos y el caminar también.
Si queremos un país integralmente más justo, tenemos que rescatar lo que es nuestro y ordenar la casa.
No tiene que haber ningún niño con hambre y desletrado.
Tenemos que rescatar EL TRABAJO.
Alejandro Fischer Alquinta.

Estocolmo y arriba la JOTA.


Descargar audio

También te podría gustar...