El humanismo, Primera línea del socialismo

Hacer revolución y mantenerla es cosa de gigantes.
Con la soberanía de los pueblos no se juega, no se vende, no se traiciona.

Canto a las movilizaciones sociales que expresan rebeldías, que luchan por la justicia integral, por la dignidad ciudadana.

Y la rebelión compañero, es un torbellino, un huracán, un parto, una esquina, una puerta.
Por eso ser revolucionario es una responsabilidad muy re grande…
Los depredadores han existido en toda la historia de la humanidad.
Dejando en cenizas civilizaciones, estados, ciudades, aldeas y sueños

Se asoma Jericó, el reino del Congo Holandés, África entera, el sur de
América, Hiroshima, Leningrado, Damasco, Trípoli, Bagdad, Libia, Kabul.

Hoy, más que nunca, al prólogo del plebiscito, tenemos que analizar colectivo
el porqué de la pobreza, de la miseria, de las diferencias enormes y camufladas.

Todo tiene que ser visible, las Asambleas Constituyentes, tienen que escribir un
diferente silabario…
Los que hemos tenido, han promovido y provocan un desbocado crimen social
y económico.

No hay nada que modificar, hay un todo que erradicar…
Hay que vivir de nuevo.

Por más de 200 años el pueblo ha recogido para vivir, las migajas que deja el
riquerio, el riquerio mundial y nacional, existe gracias a ese eterno recoger de migajas.
La humanidad casi entera, vive de eso.
El vivir es una sentencia, se ha luchado y se lucha para cambiar el mamarracho,
pero es muy, muy complicado…
Los que se agachan a recoger miserias se sienten privilegiados…
y luchan, se matan para agacharse primero…

Es una obsesión, se olvida todo, nuestro ser pensante…

Nos olvidamos de Lucy, su increíble desarrollo, su curiosidad, sus miedos, sus
ansias, sus primitivos derechos.

Nos enseñaron a convivir con la miseria, con el hambre, con la traición, con el crimen,
con la arrogancia, con el placer, con el dolor infame, con la envidia y con
la codicia.
Había que justificar sus cárceles, sus paredones, sus jueces y verdugos.

Los invito a cerrar los ojos…

Verse en una cueva, curiosamente cubriéndose potos y senos, con miedos que impiden pensar, se
siente frio, hambre.
Por allá afuera, gobiernan omnipotentes los truenos y rayos, la lluvia, los cerros en llamas.

Los invito a sentir como se logró sobreponerse al miedo, a salir de cuevas y
cerros, llegar al pasto, al agua, matarse entre ellos como contratados, levantar
ciudades y caminos, inventar la soledad y los genocidios…

Los invito a que busquen y lean, que sientan la alegría de algunos, al constatar
que existe la posibilidad de invadir la luna, el planeta Marte y construir…

Abandonar el rastrojerio que queda en la tierra y empezar de nuevo en la luna,
o en Marte…
Lo han hecho siempre así…
Respiren lo que han dejado en Ghana…Y culpan al cambio climático.

Cada respirar nuestro nos llama a reflexionar, a conocernos… «A lo que
hemos llegado a ser y hacer»…

Voy a gritar y mi grito es largo…
Ningún chileno, con silabario o sin silabario debería sentir o tener hambre de
pan, de estudios, de justicia social.
Es la pobreza que provoca la delincuencia…No se necesitan cárceles ni armas,
Se necesita trabajo.
El trabajo digno, social, es la vacuna que combate la pobreza y sus huestes.

Naciste soberano, tienes derecho y deber al trabajo.
Este té dará, de acuerdo a tu oficio una vida digna y merecida de vivir.
Sin embargo la miseria, el hambre, la pobreza son los proxenetas que te
obligan a agacharte.

Ser soberano es una revolución, solamente tú, de alguna forma tiene que construir un sistema que
defienda y cuide tu soberanía…
Pero tampoco es cuestión de empinarse y sacar una coliza con queso y vino.

Tenemos que conocer, entender y aprender a caminar con el trabajo.
Es tu herramienta para hacer un paraíso…
Sin el trabajo no hay nada.

Lanzan ignorantes, casi toda la historia de los trabajadores, su razón de organizarse a la chuña…
Son miles y miles de vidas que se entregaron para devolver a la patria sus recursos para que
el trabajo sea digno…
Que el vivir sea digno.
Proponen vender a los depredadores lo poco que quedo del «sueldo de Chile» el cobre.

Con la venta de ese porcentaje a empresas extranjeras podría tener el país los
recursos para solventar la dolencia inhumana del Corona sin sacar recursos de otras pilastras como
AFP.

Si hay diputados como Guillermo Ramírez Diez, o senadores o simplemente ciudadanos que piensen
así, su presencia en las camaras es un insulto garrafal, al intelecto del Chileno común y corriente…

!! Y hablan de soberania!!…

Toda mi vida pensante, cognitiva, la historia de mi creencia, de otras ideas, de moros y cristianos, de
razón de ser, le dio al mundo entero una lección ética, moral, justa, de soberanía y respeto.

!!!La nacionalización del Cobre y la Reforma Agraria!!!

El trabajo es un milagro muy terrenal, muy de crecer con él…con su aplicación
aparece el pan, las escuelas y techos, los caminos, los amaneceres con sus
minutos horas y segundos.

Lo sucio se deja ver, cuando el trabajo se aplica en un medio cualquiera que
no es tuyo…
Está en manos privadas, extranjeras. Allí se estruja, se arrincona,
se criminaliza las exigencias de los trabajadores, se chantajea los salarios.

Te pillaron durmiendo, mirando pá otro lado o medio tuerto, la
cuestión es que por ley, la uva no es tuya y tienes que vender tu fuerza de trabajo a un precio que lo
pone el patrón…Y esto no tiene nada que ver con la «plusvalía»

Si no lo haces, no hay pan…

Los Nuevos Señores de la guerra que se integran al Estado mayor de Sebastián

Piñera, me tienen «desamparado»…
Un exalcalde nominado en los Ángeles por el ladrón Pinochet, luego elegido
diputado gracias al binomial, senador más tarde, Víctor Pérez, genuino representante del fascismo
chileno, opuesto a cualquier cosa que tenga olor a justicia social será el Ministro del interior y de
Seguridad social.
Es decir, un encuentro social con el gobierno se asegura «Patá chuleta y escupe».

Andrés Allamand…Otro Senador que deja el piso y se transforma en flamante
Canciller…Ministro de relaciones exteriores…
Veo a Allamand, chueca en mano gritando desde Bogotá…:

«Al abordaje muchachos»…

Y no es ningún chiste.

Estamos en tiempos de serpientes en celo…
Dicen que estamos a la entrada de una guerra fría…
No lo creo así, más bien ya pasamos la puerta,
hace rato que nos sentamos en la sala de estar, el «living»,

luego agarramos una olla y salimos al patio…

Vamos por el patio, al frente, en un rincón, hay una puerta, hasta ahí
vamos…

Lo que pase después no dependerá de un loco o de un iluminado…

Dependerá del trabajador, del estudiante, del joven, del obrero, de la
conciencia soberana.
Aquel que hace los surcos, siembra sueña y cosecha,
aquel que juega con los metales y con los números, ese que trae
el azadón, el que los dibuja, el que le cante al trigo, al amor, a la libertad, a la angustia…
Ellos tienen la responsabilidad de cambiar Chile.

Tengo la esperanza de un mundo diferente.

En todo el tiempo transcurrido se han logrado cientos de cosas, a muchos se les
cayo la vergüenza, otros se la cambiaron…otros se esconden…
Se siente por todo el mundo aromas diferentes, sería un crimen de lesa humanidad no
percibirlo.

Necesito cantar…Cantarle al trabajo. Ese trabajo que nos permite el pan, que
nos da dignidad, que nos permite saber del universo, que nos invita a conocer
los misterios del saber, de la transformación, de conservar y del nacer.

¡El trabajo…!! Dios mío de los coloraos»; no tiene nada que ver con la pobreza
y sus parientes…
Si en un país se cultiva y se asoma la pobreza y se instituye, alguien anda robando.
Alguien se apodera de lo que es no suyo.
Gente de la Patria Grande, compañeros, lo que digo es verdad, no es ninguna
chacota…
Existe una relación social, política, como nudo turco entre los medios
que posee la geografía de país, con el trabajo y el bienestar integral de la
sociedad.

El mundo se está polarizando de tal manera que el planeta Marte podría ser en
alguno tiempo, dividido en dos y punto….Y eso no es democracia.

Al mismo tiempo, esta vida de «cada uno a lo suyo sin desviarse» nos ha dado la
oportunidad de vivir los resultados de dos sistemas de gobernar ideológicamente un país.

No son cosas extrañas, más bien se venían asomando con Simón Bolívar, con Francisco de Miranda,
con Teresa Flores, Alejandra Kollontai, con Lautaro, con el Mestizo Alejo, con Manuel Rodríguez, Olga Poblete, Elena Caffarena, con Gladys Marín.
Y se vienen en bandadas con Karol y Camila
La revolución rusa de octubre, la llegada de Mao, la llegada de Fidel a Sierra Maestra, sus heroicos
rebeldes, el triunfo de Ho Chi Min…

El Frente de Acción Popular, el FRAP luego la Unidad Popular, la UP.
Se juntan un montón de años, cada uno con sus características propias, individuales, colectivas,
características propias de sus respectivos países.
Con una cuestión en común…
Construir un mundo, un país diferente.
Es un crimen vivir con hambre existiendo tanto trigo y vino.
Se le llama Socialismo…
Y no se encuentra a la vuelta de la esquina.
Es una pega inmensa, perenne, las contradicciones que provoca desafíos y rumbos a un desarrollo
mayor del bienestar del pueblo…
La historia del hombre tiene a algunos ejemplos de países que luchan a cada parpadeo para
conquistar el «Poder Político» que se necesita para construir un país diferente.
Ese tránsito es y ha sido una realidad histórica maravillosa….
La Revolución Rusa de octubre hizo hace temblar los cimientos de la miseria, China, Cuba, Vietnam,
Laos, Corea del Norte, Nicaragua, Venezuela, llevan en sus venas, en su intelecto la misión de
levantar un mundo para todos.
Lo han hecho, lo hacen igual que un parimiento, con la violencia de carne y plomo…

Chile tiene también ese silabario, pero escrito diferente…Construir el socialismo por la vía no
armada.
Socialismo es un sistema de construcción de país que significa que todos los recursos del territorio
que den capital estén en manos del Estado y el Estado dirigido por el pueblo.

El Estado es el dueño de la tierra y del mar, de sus rios y lagos…
y las controla; no puede haber manos privadas o extranjeras poniéndole precio
a ningún lingote de cobre, tampoco al quintal de harina.

Llegar a esto es una hazaña inmortal de la decencia…pero mantenerla es cuento aparte, es una
verdad que necesita de una «Vigilancia revolucionaria» que este a las alturas de la lucha de clases.

El Gobierno Popular de Salvador Allende, se lleva esa honra política de creer en el hombre, en el
trabajador.
Se estatizó la tierra y la minería, la minería con el apoyo casi completo de las Cámaras legislativas…Lo
que nos sobró en sueños nos faltó en poder político…Es decir controlar los poderes del Estado,
especialmente el estamento de las armas.

En las bambalinas del histórico 10% de las AFP, nos muestra un pedazo de cola cercenado de la
iguana Empresarial.
No podrán mantenerse las pilastras con dinero ajeno. Eso denuncia aún más el fracaso de un
sistema liberal de mercado que sostiene las injusticias más bellacas.

El triunfo en el plebiscito, el poder popular que otorga poder político no al revés, nos entregara las
herramientas para realizar Asambleas Constituyentes que más tarde escribirán una Carta Magna al
servicio del bienestar del pueblo.

El Estado es el gran empleador.

Crear fuentes de trabajo, el trabajo es la llave que abrirá las grandes alamedas.

Alejandro Fischer Alquinta


Descargar audio

También te podría gustar...