Confesión

(audio disponible al final del artículo) Ante ti, Dios de los coloraos, me presento con las banderas que mi creencia me entrego
Vienen con aromas de vino y bordonas…
Son muchas más de las que me dieron, las recogí de hermanos que de improviso se fueron en tu nombre, las agarre al voleo…
Tienen impregnadas las más hermosas de las memorias…
Dios mío de los coloraos, necesito reforzar el ombligo, no puedo permitir que por tiempo y distancia se corte la pita…
Hemos caminado por mandato y conciencia más de 55 años…Y tú sabes que el cochayuyo sin agua se seca y se hace polvo…
El andar lejano es muy re infame.
No me ha costado quererte, al contrario, es imposible olvidarte.
Lo que me cuesta es entender y tragarme amargo tus desdenes a mi creencia.
Quiero creer que entiendo y me lleno de raíces…
Desde niño, mi geografía de cerros te escondía en las pulperías.
En Copiapó, cercano a un viejo me sentí seguro, me gustaba ver su paso de arpegio, su mirar calmo y triste. Su presencia ahuyentaba mis ausencias y dejaba de ser un gorrión asustado.
El viejo fue mi primer silabario.
Desde ahí, el conocerte ha sido un continuo rodar pa arriba, rodar pa abajo; buscando aperrao poncho y apero.
En tu casa me sentí en mi casa.
Confieso que a pesar por mi creencia saberte, no siempre corrí a tu lado.
De tanto defenderte por otros suelos y cielos alquilados, me confundieron los tiempos y acecho en mi memoria la incertidumbre.
No entendía ni entiendo tu tropezar tantas veces con el mismo muro, con toda seguridad es mi ignorancia cívica, política, de cordura…
Quizás no es tu culpa y mi creencia tiene que acortar la pita umbilical….
Faltan serios ajustes.
Andar poniendo cara y alma, más de 40 años, uno tras otro, muriendo a cada rato, a cabezazos limpio con el mismo muro, es para vivir trunco.
Choriao te arrancaba cual hoja en calendario.
Al ratito arrepentido, buscando meses arrugados, pegándolos enamorado.
Dios mío de los coloraos, ante ti me confieso…Hay momentos que pareciera que te niego, no, no te niego, sencillamente me confundo y exijo cosas que necesitan más tiempo, más madurez, más diente, más carne.
No entiendo por que te digo «dios mío de los coloraos»…
¿Le grito a mi intelecto?
No sé…pero me sale «ese dios» formado en «pata e cabra»…
Seminarista, Normalista y Comunista.
Tú eres mi pueblo, mi revoltijo que me permite hablar con plantas, pájaros y cerros.
Se me asoman tantas cosas…Una vez me dijeron que eran «amargos mis decires, que los comunistas no entenderían, no escriben así, no hablan de esa manera»…
Chemimare …
! Soy terco como la breva, me asomo con el higo!
No le escribo a los comunistas, le escribo a mi pueblo, a mi infancia, «a la buena de Dios»
Grito ese sentimiento que pone la piel de gallina, que te hace aborrecer al poderoso, al que pisotea, al que acorrala, al arrogante…
Al que bebe el vino sin saber de sarmientos, de guindos, de cacao…

Necesito saber que me entiendes, necesito contarte como se hace una prieta, como cuesta traer la sangre del matadero, encaramarse por el cerro, abrazando las vísceras, la cebolla, la hierbabuena…
La semana pasada comentaba de la «Gente de Azul y bicicleta», los Chinos.
Decía que esta semana comentaría lo que siento y creo saber, del obrero China, de su salario, porque de Azul, porque la bicicleta, porque Comunista.
Busco los rincones, me escondo pero escucho, me arranco antes de las despedidas, me enseñaron a escuchar.
Escuche decir que el gobierno comunista Chino, les pagaba a los que emigraban….
Yo pensé pa entro, «capaz pu», son cerca de 11 millones viviendo de afuerinos…
Y se nota.
Que son cerca de 11 millones por fuera, es cierto, es como pintar a Suecia enterita de puros chinos…Y me quedarían algunos cientos afuera.
Pero el comentario es sicario; en realidad la emigración en china es muy baja en relación al numero de su población…O,77%…Chile tiene un porcentaje de 3,47 % de su población por otros lados.
El hambre es un crimen, una herramienta para doblegar a los pueblos y mandatarlos a servir para siempre a los poderosos.
A costa de una miseria horrible China es un Dragón misterioso y prohibido.
Ese mismo hambre, hambre inmenso la aparto de la Revolución Industrial y la mando a las melgas y surcos…Y para sembrar lechugas no necesitas leer.
Pero antes de comenzar todo, China a pesar de su inmensidad, ha sido víctima de conquistas y explotación por las potencias extranjeras de la época…Inglaterra, Francia, Alemania, Japón, Estados Unidos.
Todos se daban la libertad de imponer formas y reglas en un Imperio que de Imperio no tenía casi nada…Era la puerta de un Mercado que podría dar riquezas enormes.
Entró dos veces en guerra con los británicos para impedir que su país se convirtiera en lo que es actualmente Colombia…Un país al servicio del narco trafico.
Los ingleses comercializaban en China el opio traído desde la India.
Además otras potencias, como los gringos, obligaron que algunos puertos importantes asiáticos existiera el «Libre Mercado».
La guerra sirvió al más poderoso.
Hong Kong fue entregado a los Ingleses como cualquier almacén inmenso, para hacer sus negocios, China tendría el mandato político…
Una extraña soberanía.
Esta situación esta hoy de moda…y muy de moda.
Hong Kong es un punto estratégico del Estado soberano Chino.
Y sin plata, no hay revolución.
Si la revolución rusa, a los ojos de Marx fue algo inesperado, China.
!! Olvidate!!
No existían en ella ninguna de las características que pudieran revelar, despertar y mantener un levantamiento tal, que lograra construir una situación revolucionaria.
Se equivocaron todos, Marx, Lenin, Stalin, el mundo entero.
El Marxismo, el derecho a un mundo mejor, calo profundo en el intelecto de los intelectuales chinos, en la juventud China…
En sus comienzos el Trotskismo, la anarquía, el oportunismo, el desorden, la codicia política hervía en calles, aulas y mercados.
Un resultado preliminar lo constatamos con Taiwán.
Los hombres se vistieron de azul porque la tela era barata y casi perenne… Las otras telas, preciosas de seda y algodón virgen, eran exportadas.
Era esencial el ahorro, la exportación, vender barato y harto. Había que capitalizar los productos…
La bicicleta era barata, no consumía energía…Recuerdo unas palabras de Fidel…»Si supieran lo que le cuesta a la revolución cuando encienden una luz….»
China era un país agrícola, pobre, casi analfabeto, distinto, hambriento, muy hambriento de pan, diferente, injusto, se quería hacer un nuevo país…había que transformarlo.
Al triunfar la Revolución, se planificó la política denominada «El gran salto adelante».
Darle con todo, no importa el hambre, ni el tener solo una pierna, había que saltar largo.
Me recuerda a esos revolucionarios de mi país que mandataban la lucha armada sin siquiera saber donde está la culata.
El gran salto fracasó y las consecuencias fueron horribles…tanta muerte como en la «Gran marcha», como en la inquisición…como en «la noche triste de Hernán Cortes.»
El aplicar la experiencia de la URS en un país que se había mantenido milenaria en una cultura agrícola, rural y querer levantar un país industrial sin haber vivido la revolución industrial, no fue lo más acertado.
Este momento, en este andén quiero bajarme un rato y reflexionar, invitar a explicarse, a conocer actitudes.
Nos forman con conceptos bonitos que no tienen nada que ver con nuestros días, con nuestra pobre realidad, con todos nuestros segundos, con nuestros sueños y posibilidades…:
Democracia, libertad, soberanía, justicia…Conceptos para vivirlo pleno y en realidad han sido todo lo contrario…
!! Nos oprimen, nos matan…!!
Por eso esa rebeldía de los bienaventurados…
«La Soberanía la hacen los pueblos»…
No, ya vienen «oleadas y sacramentadas» ….
Y puta que es triste.
Llevamos más de 200 años en una supuesta libertad y soberanía, en una dignidad justa y de respeto…
Escuchen el cultrún del Bio bio al Sur, libertad…Saboreen los aromas libertarios que escapan de cárceles, aromas juveniles, politicos…
Quieren solamente un país escrito pintado por el pueblo…
Bajen al mar, pregunten en Isla de Pascua, Rapa nui, que quieren hacer y ser.
Yo sé que todo no es negro y blanco, que hay matices, «mutaciones», diferencias…pero esas diferencias no tienen nada que ver con el hambre, la miseria, la injusticia, al contrario, son para perfeccionar dialécticamente un bienestar integral en toda una población.
Nos pasaron, nos pasan pedazos de espejos por toneladas de Litio.
Además, este andén es un territorio mafioso, que pudre todo lo que quiere ser podrido, creyendo que es democracia, libertad de expresión…
¿Quién puede levantar un país con tantos obstáculos?
Cuantos pueden ver el crimen disfrazado de mujer esbelta, jugando a la «gallina ciega»…
Mi pasito ha tenido gigantes que han querido con sus herramientas hacernos ver nuestra realidad y el deber y derecho a la rebeldía…Violeta, Margot Loyola, René Largos Faria, Rolando Alarcón, Patricio Manns, el Gitano, Héctor Pavés, Ángel Parra, Luis Avdis…Desangraban su alma…pero no había caso.
El enemigo era, es terrible, terriblemente poderoso…
Es cosa de escuchar la música que emana actualmente a través de los medios de difusión…
El tiempo en el cual yo enamore a una prima con «Que culpa tiene el tomate»…un soldado ladrón me lo marchito de un solo tajo.
Me robo hasta mi prima.
Vean, lloren, pataleen por lo que pasa en nuestras Cámaras Legislativas. Es nuestro país que le llaman Republica.
La actitud de la derecha es una vergüenza, una inmoralidad y el de la oposición un crimen…Y mi creencia tiene un desgaste necesario para mantener las ilusiones.
Desde este punto de vista, lo que hemos logrado a ser como nación después de 200 años, entiendo y aplaudo la Revolución Cultural del P. Comunista Chino.
Si no hubiera ocurrido, habría visto difícil la existencia de Cuba, Vietnam, Venezuela, la misma Rusia.
Porque sencillamente se trata de empezar de nuevo, de limpiar, eliminar todo lo que pueda venir externamente a poner obstáculos en la construcción de un nuevo país…
Todo movimiento, toda vida, produce su propia contradicción, esa contradicción es válida, es el desafío de encontrar soluciones a la problemática del avanzar, de construir un bienestar de acuerdo a las necesidades de tu entrega.
Para que eso sea posible, se exige la nacionalización, la estatización de todos los bienes y medios que producen capital.
Se acaba la propiedad privada, imperial…Se hace lo mismo que hacían los conquistadores españoles.
El Estado tiene que dar trabajo a sus ciudadanos, los ciudadanos a pagar un impuesto por todo lo que compren…Hay que subvencionar la educación, la salud, los caminos…Hay que cuidar un futuro, una vida plena a nuestros viejos…
Tenemos recursos para ello, de sobra. Nadie trabaja para que una empresa cualquiera, de adentro o de afuera se lleve los futuros de ninguna familia chilena.
Recuerdan ustedes el discurso del presidente heroico Salvador Allende en las naciones Unidas…
Que hay que ser comunista para terminar con este crimen que permite la miseria…Pa ná, se necesita solo sentido común.
Quien va a querer ser explotado, mentido, utilizado, manipulado.
Aunque sea extraño, los hay, si, existen ustedes los conocen, están sobre todo por el medio.
Teniendo un país así, por supuesto que la mano de obra va a ser barata, no es necesario que sea cara, estás trabajando para ti mismo…las necesidades más básicas, como la salud, la educación, la vivienda es gratis o subvencionada…
Es decir, pueden venir empresas extranjeras a alquilar un medio de producción que tendrá que ser correctamente abonado.
En un país así, la explotación del hombre por el hombre es prohibido…
Un Alcalde, Daniel Jadue, que piensa así, es perseguido y amenazado de muerte… Créanme, no es extraño…Tienen miedo.
Aquí me quedo, si sigo me mandan pa Siberia, pá la Dawson, pá Pisagua…
Ante ti, dios de los coloraos, con todo respeto revalidó mi compromiso para contigo.
Mi pueblo, el trabajador, el sujeto histórico te sacará las cadenas para siempre.

Alejandro Fischer Alquinta.


Descargar audio

 

También te podría gustar...