Juventud de octubre

(audio disponible al final del comentario) …Si no te comes la comida, llamare al «viejo del saco».
!! Dios mío de los coloraos !!
Han pasado más de 65 años y todavía vive en mí, la amenaza del saco con el viejo…
El Trauco, otro que andaba penando, harina de otro costal, pero miraba feo…
No me atrevo a pensar en cuantas cosas son verdades en mi sabiduría…
En mi familia de las ideas, hay forjaleros que me han dejado «cabeza e perno».
Mi silabario son las manos ásperas del trabajador.
Recuerdo una discusión de intelectuales revolucionarios de 18 años; yo, escuchando; encuentro sabio, no meter la cuchara, sobre todo cuando no tengo hambre, ni tampoco idea de la receta.
«Mire Compañero, en los países socialistas, en la locomoción colectiva, toda la gente, incluso los mas ancianos, les dan el asiento a los niños…Es a ellos a quienes tenemos el deber de proteger, de enseñar.»
Recuerdo que quede emocionado…
Que manera de entender el socialismo…
De interpretar sus necesidades…
Por eso estamos como estamos…..
Ya viejo y abollado, un camarada me dejo «anonadado» al decir que los comunistas se caracterizan por no decir disparates…Chemimare, dos meses mudo, hasta que me hice una autocrítica.
Pasan los años, tantas cosas, tantas alegrías, cantos, sudor; ideales y sueños marchitos, olvidados…
Uno se acuerda de esas cosas…
Cuando el fascismo argumentaba que los comunistas se comían a las guaguas, la derecha por razón y privilegio sabían que era una mentira, una forma de «embolar» al ignorante, de justificar crímenes salvajes; en el exilio, 20 años después del crimen de septiembre, viene «un colega de andar lejos» y me pregunta…»Cuenta la verdad, como es la carne humana»…
!! Es para pegarse un tiro y entender la necesidad de viajar por el tiempo reventando genitales !!
Hay que ser un psicópata, … Otro quería ser diputado del exilio.
!! Se nos arrancan los perejiles !!
Se ha dicho, lo he dicho, que cuando termine la pandemia, el mundo visible ya no sera siendo el mismo…
! No, lo es ya, ahora!
Estamos llegando a un Anden con ramal …
No tenemos claro quienes ni cuantos somos, hay algunos que se suben a carros por donde se escucha Maluma…
En el mismo andén, calculo, calculamos cual linea nos calza para agarrarla…
Y más bien, hay que decirlo…: En el andén, amontonados hay durmientes y rieles .
Tenemos la oportunidad de construir una línea que nos lleve a cumplir el compromiso de sangre y sudor con la clase trabajadora, con la juventud, con la infancia, lo de construir juntos, todos juntos, un mundo diferente.
Me agarro las sienes, me tiro el pelo, hago pucheros… Me pasan 47 andenes, 47 años…
Tengo en mi rostro, en mis manos, en mi memoria, el Internacionalismo entre los pueblos, ese pueblo asalariado, ese que busca su propia identidad.
Estos últimos 47 años a «mi familia de las ideas», ha tenido muchas heridas, algunas sin siquiera cicatrizar, a pesar de ello, desarrolló y aplicó, vive el Internacionalismo de mil maneras diferentes.
Son cuestiones muy re complicadas, la solidaridad entre los pueblos, podrían empezar por una empanada, una arrancada de una cárcel, un canto, un panfleto, un supositorio, un corte de luz…
Estas vivencias dependen de factores, que ellos, al mismo tiempo, dependen de las cercanías y relaciones que se tienen con las masas trabajadoras, con el trabajo, con el pueblo en general, sobre todo con el género humano que encierra nuestro futuro… La mujer.
La cuestión de la fuerza propia, de las alianzas, de las correlaciones de fuerzas, no son cuestiones para masturbarse, son aceres en lo que se juega el alma, la dignidad, la vida…
Por respeto a la «Juventud de octubre», tenemos que estar CLARO para la post pandemia.
Tengo miedo…
Necesito refugiarme en cuadernos, en escritos que levantan mis banderas, mis sueños, mis caídos…
El Internacionalismo, lo llevamos en segunda piel…
Tengo hermanos que dejaron sus miedos, sus alegrías, su clase, su juventud en África, en Nicaragua, en El Salvador…
En el país, aún siguen resonando los cascos sacando chispas por el empedrado…En mi esperanza tengo hermanos galopando al puro pelo por las calles de Chile…Manuel, Manuel gritan los vientos.
Necesito tirarme pá arriba, buscar mi metralleta de 6 cuerdas y disparar…Tengo que afinar…
Todos, todos se pertrechan, se afinan, apuntan…Calculan piscinas en Marte, un Zoológico en la luna…
Quieren prostituir un mundo que siempre ha vivido en nuestra biología, un mundo diferente… Un mundo microscópico está en peligro.
Al término de la segunda guerra mundial, el Imperio mundial y la Banca, tenían la cola entre las piernas, les fué temible constatar que el Ejercito Rojo llegaba a Berlín, Hitler se suicidaba y Alemania se rendía…
Había que bajarle el perfil al heroico Leningrado.
Había que bajarle el perfil al poderío del Ejercito Rojo…
Había que poner a John Wayne desembarcando en Normandía.
Así empezaba una lucha enormemente fría…Los campos de batallas eran, son, totalmente diferentes…Ser el primero en llegar a la luna…Y que se supiera, aunque fuese una mentira…
Había que asegurar la Europa occidental, vigilar el patio trasero…
La geopolítica se fue la enormidad del espacio.
Hoy, los privilegios tienen mudas diferentes, la concentración de poder esta amaestrada como el sombrero de Mandrake…Salen conejos con metralletas, bombas y porta-aviones.
Hay que buscar en lo imaginario, en la fantasía, en los misterios por donde se irán los escenarios de la lucha de clases…
Con esa vestimenta y desfachatez se explotara la guerra para conquistar la supremacía de un mundo microscópico…Mundo donde viven bacterias y virus…
¿Qué podemos hacer en este mundo en que todos estamos sobrepasados por la vanidad, por la arrogancia.?
Vivimos en una psicosis colectiva.
Un periodista sueco, Henrik Brandao Jonnson, escribía en el periódico sueco Dagens Nyheter (Noticias del día)
«Cuba envía médicos a Sudáfrica pero cobra. Una forma cínica de mostrar solidaridad.»
Este articulo abofetea mi terapia cognitiva y me dejo solo, completamente solo…
En esa soledad, duelen los avances del olvido, de la hipocresía… La «Alianza para el progreso» para América latina y el Caribe se ha reído toda mi infancia en mi propia cara…
Cuba es un país con una conciencia de clase, que la mantiene digna y soberana, lo suficiente para vivir y para solidarizar humilde, con los pueblos que la necesiten y se lo pidan…
Esa dignidad de clase, le permiten que sus recursos, recursos que han logrado sobrevivir al crimen del embargo y sitio del Imperio gringo, lo utilicen al servicio del bienestar, también de otros pueblos…
Pero, la salud, la educación y la libertad necesitan comer, desarrollarse, tiene esposa, hijos…Aquel que no logra ponerle pies al amor, es un mentiroso.
Los médicos por ejemplo, trabajan para el Estado Cubano, si el gobierno los necesita en Nueva York, para allá se va el estetoscopio.
Las brigadas cubanas de salud, están en donde el médico de clínicas privadas no sabe como estar …Y si están, están enhebrando aguja.
Y a esto, este periodista extraño, le llama una solidaridad cínica del gobierno cubano…
¿Dirá algo sobre Afganistán, Irak, Libia, Honduras, Bolivia.?
El Imperio gringo tiene bases militares en 43 países del mundo.
Escribir sobre Cuba con puñal escondido es muy feo…
A pesar de estar inmune, la mutación intelectual del ser humano me descoloca.
La práctica del Internacionalismo practicado por Cuba es algo hermoso ….Si Nelson Mandela estuviera en combate, haría honores a la tierra de Camilo Cienfuegos.
Epilogo.
Paisito mío, clase mía, a cerrar la rosca, abrazarse…Agarrar al Huemul y al Cóndor, que se saquen la corona y recordarle la pega…
Por la razón o por la fuerza.
Un saludo por su Internacionalismo de clase al pueblo Cubano.
Arriba los trabajadores del mundo…

Alejandro Fischer Alquinta


Descargar audio

También te podría gustar...