Amasando dignidades

(audio disponible al final del artículo) Hay dolores que me arrinconan, me dejan vulnerable, me dan miedo; me agarran los ojos y me enrostran calendarios…
Los partimientos son raíces subterráneas que enamoran al desierto florecer…
Lo dejan más tarde pálido, solo en su propia soledad, sediento de flor.
Uno siente y habla de acuerdo a lo guardado en el morral…utiliza lo que esta por encima; no «cachurea», le da miedo…en lo personal, no tengo siempre, la valentía de volver a vivir lo vivido, no tengo la honradez de ver como se encuentran los hilvanes de mi vida.
Los de mi clase, nacen, se desarrollan dentro de un marco concebido…
A veces concebido porque hay que concebir…
Ese redoble lo trajo Diego de Almagro arrastrando su armadura y espada.
A los 11/12 años de edad mi pedazo de geografía se «me puso cachuo», agarre mis pilchas y me arranque…
He cometido tantos errores, como granos de arena tiene mi norte.
Me he caído, abandonado por mi mismo, tirado, embarrado, deshidratado de vino, borracho de todo.
Agradecido estoy de mi padre y madre…
Hicieron lo que le enseñaron a ser y hacer…
Yo hice todo lo contrario, la vida para mi no es un detenerse, es sobrevivir, buscar la forma de salirse de lo enmarcado…encontrar paraderos, buscar pan y vino…
Nacer todos los días y continuar. Yo, cobarde, deje en un paradero a una niña, que no ha podido jugar, soñar con su padre.
No existe ningún argumento para justificar mi proceder…
Siento no saber de su brotar…La tengo casi al fondo de mi morral…Albañil, guitarra y tiza y no puedo levantar un canto, para despertar la ausencia.
Cuento esto, porque necesito gritarlo antes que me lo griten, además es feo criticar pajas en ojo ajeno, teniendo durmientes de tren, abriendo mis parpados encendidos.
Tengo dolores, aceres cojos que me arrinconan, se me asoma su nombre repetido, para poder nombrarla, pronunciarla…..
Mi modo y forma, incluso mi cobardía, tiene objetivos en mí caminar; dependen de mi intelecto que está comprometido con mi clase, con mi conciencia social.
Tengo un miedo de tripas, tengo ansias de volverme y abrazarme a mi país…Mi guitarra, le quedan solamente susurros
En Suecia, un conocido y respetado presentador televisivo de noticias divulgaba una «experiencia» que deseaba, decía, hace tiempo comentar.
Decía que por su trabajo «periodístico»tenia que irremediablemente enterarse de cosas horribles que sucedían en la sociedad sueca.
No todos se daban cuenta de la injusticia social existente en una sociedad tan avanzada como la sueca.
Contaba de las inmensas diferencias de clase…del incontrolable poder político, que permitía el aterrante avance del fascismo y de su influencia en los poderes de Estado.
Era necesario, comentaba, achicar las distancias entre las clases, darle a las clases inferiores posibilidades de disfrutar los privilegios que posee la clase privilegiada.
Los suecos son inventores…el cinturón de seguridad de tres puntos en los automóviles, la dinamita, la cremallera, el GPS por nombrar algunas.
En una de esas, en este mundo neoliberal, los escandinavos acaban con la pobreza… y con esto se va a la chuña «la lucha entre las clases».
El Neoliberalismo es Suecia se sienta a sus anchas…El «Libre Mercado» es tan real, que el golpeteo de cadenas tienen a los guardias fronterizos de Dinamarca muy confundidos.
Aquí, todo se vende, hasta la delincuencia… El Estado, no tiene ninguna injerencia en la vida nacional…la educación, la salud, la vivienda, el trabajo, está en manos privadas…Menos mal que el «copete» lo controla el parlamento.
Este locutor compraba acciones en un fondo mágico que podía permitir a trabajadores de cualquier rubro, comprar acciones y tener ganancias que les aseguraba no trabajar más, si así lo quisieran…
Podría vivir la vida loca
Claes Elfsberg es el nombre del mago…
Dios mio de los coloraos…vivo en un pais con un estándar de vida muy, muy desarrollado, un país demandante…el que no se sube a esa demandaría vive debajo de los puentes y come en comedores populares para indigentes…Es lo que tiene que pagar el aplicar un neoliberalismo salvaje.
«Juventud divino tesoro, te fuiste para no volver»…
Vivimos un tiempo diferente al canto de Rubén Dario…
Esta juventud de mi paisito, no se fue na, vino para quedarse inmortal…
Es el sujeto histórico que cambiara la vida…
!!! «Llegaste para quedarte» !!!
Esta democracia en tiempo de sus funerales, no la entiendo…
Leía que la dirección de un canal televisivo de mi país, pedia disculpas a Perez de Arce por haber sido expulsado de un panel por negar la violación a los derechos humanos en la dictadura militar…
Las disculpas se fundamentaban por que el Canal estaba comprometido con la «amistad cívica» que permitía el pluralismo y la libertad de expresión.
Es decir, yo puedo negar la Masacre de la Santa Maria, puedo olvidar cínicamente el dolor que provoca esconderse en el culo un lulo de plata. En Chañarcillo, la vida era dura, re dura…pero había que respetar la «amistad cívica»….
Es decir, ser amigo del riquerio para que sea más rico.
El hacer política es una herramienta de clase…más bien, es su bitácora.
En mi paisito, todos hacen política, hasta el Negro Matapacos lo hacía…era pasado pá la punta, no era su culpa, había recibido muchos palos, pasaba hambre y en invierno frio…
Hacer política es una cuestión de mucha responsabilidad, de sabiduría, de sentido común, de conocimientos…
En mi paisito, pá no meterme en casa ajena, se trata de apoderarse del poder absoluto…Esta cuestión es un callejón muy re largo, no tengo idea que largo puede ser…puede durar un día, como durar 200 años.
Esto implica la dialéctica de un montón de factores…algunos de ellos, es tener la fuerza propia necesaria para quebrar, aislar a tus enemigos…La política de alianzas es quizás la más complicada y gelatinosa; el hacer política significa también echarle la choria al enemigo, lo serio de la choria depende de la correlación de fuerza.
Por eso es importante dialogar, escuchar, entender.
Si una supuesta organización de izquierda critica hediondo y publico, otra colectividad del mismo norte, estamos mal y el enemigo ríe.
El Gobierno, el Estado no dialoga con quien tiene que conversar, propone marcial salidas cachuas…lo que pretende es sacar la rebeldía de las calles y plazas.
Firmar una cosa así, es una traición a la esperanza, a los sueños, a las ausencias.
En política hay que ser muy cuerdo y tolerante…el callejón es muy largo, tiene muchos andenes, incluso, podría ser necesario levantar nuevos tijerales, pero jamas tirar al pueblo a los leones…
La juventud de nuestro país, nos ha dado una posibilidad maravillosa de ser soberanos…Esa soberanía reside en lo transversal de la rebelión.
Es un despertar de conciencia y experiencia heredada, que tenemos que cuidar como «hueso santo»…
Si dejamos que se escape, seremos conocidos por la historia como «Cómplices de los sepultureros»
La Derecha en general, el empresariado, la Banqueria, los sables, el Imperio, los oportunistas, la ignorancia luchara con todo para conservar sus privilegios…
Tienen todos los recursos del Estado.
La gente que quiere construir un mundo mejor, tiene calles y plazas…canto y poesia, baile y violencia muy adecuada, como parimiento.
Y es un poder en donde vive la soberanía, la dignidad y los derechos.
El neoliberalismo seduce al ignorante, lo hace creer en Armani y Paco Raban huele a ponchera antigua.
La Educación, la salud, los sueldos, los impuestos a los ricos, la vivienda se pueden cambiar ahora, no hay esperar plebiscitos, ni Carta Magna…
Pá eso tenemos plata.
Nueva Constitución Política a través de «Asambleas Constituyentes» vinculantes…
No es fácil redactar una Carta Magna…La Dictadura del ladrón sé demoro como matanza…
Ese pueblo joven y viejo agradecido espera que su callejeo se exprese en justicia social, que crezca colectivo y soberano, humanista, solidario, que sus tijerales sean el fruto del trabajo, no como dice el «locutor televisivo sueco».
El Mirar de los que no podrán ver, pero si su sentir, será un futuro sembrado de ilusiones.

Alejandro Fischer Alquinta

descargar

También te podría gustar...