Monckeberg llegó a criticar con pizarra y todo el proyecto que reduce la jornada laboral de 45 a 40 horas pero Daniel Stingo le descargó toda su artillería

El abogado no aceptó las opiniones del ministro del Trabajo, le enumeró una serie de países desarrollados que trabajan en promedio cerca de 30 horas a la semana e incluso citó al coordinador laboral del Ministerio de Hacienda, Rafael Sánchez, quien sostuvo que “no hubo impacto en los trabajadores no contratados” cuando se redujo la jornada de 48 a 45 horas.

Un duro emplazamiento se encontró el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, en su visita al matinal “Muy Buenos Días” de TVN cuando criticó el proyecto de ley que pretende reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas y que actualmente está en trámite en la Cámara Baja.

El secretario de Estado calificó que la existencia de una jornada laboral como “una camisa de fuerza” y aseguró que actualmente “el Código del Trabajo le amarra las manos al trabajador y a la empresa” en caso de que se quiera flexibilizar su semana. Además, deslizó que en las pequeñas y medianas empresas (pymes) se podría producir una reducción del sueldo.

Sin embargo, el abogado Daniel Stingo le respondió enfáticamente que el propio coordinador laboral del Ministerio de Hacienda, Rafael Sánchez, aseguró que “no hubo impacto en los trabajadores no contratados” cuando se redujo la jornada laboral de 48 a 45 horas.

Además, le enumeró una serie de países desarrollados que trabajan menos de 31 horas: “Alemania trabaja 26 horas a la semana, Dinamarca 27, Noruega 27, Francia 28, Luxemburgo 29, Bélgica 29, Suiza 30, Suecia 30, Austria 31. Todos trabajan alrededor de 30 horas a la semana y nosotros estamos discutiendo bajar de 45 a 40”.

El ministro también señaló que su idea de flexibilidad laboral el empleador lo pueda acordar con un sindicato, un grupo de trabajadores o de manera individual. Sin embargo, Stingo descargó toda su artillería: “¿Por qué existe el derecho laboral? Existe para proteger a los trabajadores, no para hacerle el juego a los empleadores. Esta medida sería ideal si los trabajadores tendrían opción de decirlo, pero no la tienen (…) no pueden negociar personalmente”.

Fuente: «TheClinic.cl»

También te podría gustar...