¡Qué hacer, Dios de los colora’os, qué hacer!

(audio disponible al final del artículo) «Un abrazo a los que hacen música, un gracias a los que saben escuchar!!!» Sé, que la única forma, de conquistar el bienestar del pueblo, de vivir en justicia social, es la correcta aplicación de la política.
Quiero practicar política, hacer política, quiero con toda mi alma ser parte, aportar como una hojita de perejil, en la construcción de un mundo mejor.
Estas cosas que veo y escucho en estos tiempos de cinismos y engaños, más legitimidad le doy a la Vigilancia Revolucionaria.
Y a ella, la política, deseo estimularla, necesita ser limpiada, sacudida… Dicen los que saben: “La historia la hacen los pueblos”, yo también lo digo, pero quedo cachuo con el contenido o con algunos trabajadores que la construyen.
Todos hacemos historia…ahora, lo que podamos escribir, serán las memorias personales y colectivas de este tiempo muy complicado y determinado…Y eso es cosa muy seria… ¿Quién encuadernara, quien explica esto o aquello?
Dios mío de los coloraos, de cabro chico ando preguntando porque mataron de esa manera a Manuel Rodríguez, por la espalda…no merecía morir así; era, es, un soldado, un militante de la libertad…
Nadie me explicaba el crimen, ni mi padre, siendo un buen Maestro, se fue por las ramas…Pablo Neruda, dice en su canto, quienes lo mataron… ¡! Dispara pero no apunta ¡!
Mi amado Oscar Castro me lleva de la mano…anda picao y así no vale…
Cuando ejercía mi profesión y los alumnos de la Media, preguntaban, yo, inquieto por los pacos que venían varias veces a la escuela a buscarme, les contaba lo que creía y lamentaba…
Muchos, los que llevan ausencias y tristezas como morral, para aligerar el dolor, dicen, “la vida es así”…No, digo yo, la vida no es así, no viene escrita, hay que escribirla…
Y los que quedan dolientes, hambrientos, llevaran y llevan, la cruz de la injusticia, de la muerte cruel…Los dolientes son los que permiten que los poderes y privilegios se reproduzcan siempre, siempre frescos, siempre en las mismas manos…
Los dolientes permiten el hambre, los dolientes permiten que todo tenga su precio, que todo se compra; el riquerío espera usurero y feliz.
El doliente compra su propia dolencia.
En los comienzos de vida de mi paisito la historia, la escribía el pudiente, el obrerío; la esclavitud vedada, escondida en jornalero era una estadística, una boca más, un techo quizás, útil mientras pueda.
Cuando fuimos república, como un reguero de pólvora, se multiplico por miles el proyectil que asesino a Manuel Rodríguez…Y no se multiplico solamente el proyectil, sino que las manos y conciencia que sentaron a Caupolicán en un tronco que destrozaría su interior, interior sembrado de títulos y testigos que atestiguaban a su pueblo, dueños de la tierra.
Es conocimiento en mi país, la escandalosa diferencia que existe no solamente entre las clases sociales, extractos de las clases, sino de la forma corrupta en que se diferencian las ganancias, de los medios de producción de propiedad del Estado de Chile.
El 10% más rico del país obtiene una ganancia entre 38, 40 % veces más, que lo que gana el 10% más pobre.
Ese predilecto, su forma de vivir, los medios de comunicación y propaganda permiten que mi paisito sea visto tan portentoso como todo el mismito Sur.
¡!Y la Historia de Almagro y de Atahualpa no te ha enseñado nada.!!
La traición, la mentira, la guerra, la creencia, la codicia es empleada para amarrar consigo sus privilegios.
Los harapos de los mas grandes sirven para hacer pantaloncitos pal cabro mas chico…con un poco de fantasía, que sobra, no se siente la pobreza.
La política, que es el arte de gobernar, es propiedad de algunos descendientes de Almagro, de Valdivia y algunos de sus huestes, de los colonos inmigrantes, no, como la gente buena que llegaba en el Winnipeg; si, de los aventureros con pólvora y plomo, si, de los Nazis huyendo de los libertadores de Leningrado.
El tratar de limpiarla con cloro y quillay ha costado mucho, cuesta vidas, lágrimas, enojos, un sinfín de sentimientos y elementos.
Los que creemos entender las disyuntivas somos como el morrón que a veces pica y a veces no…
Los que hacen o creen hacer política suman un total de 33 partidos políticos.
Quienes van de polizón o de mentira no lo se, si se
El partido comunista es la organización con el mayor número de militantes del país,…52.356 inscritos… pero vamos en la burra…el ultimo carrito del tren…El comedor o dormitorio de la tripulación obrera del carguero…
Con ese registro electoral, seriamos gobierno hace rato, sin necesidad de andar pidiendo conciencia en salas de conferencia…tendríamos que seguir permaneciendo en cerros, barrios, centros de madre, en pichangeo, socavones y sindicatos, plazas y calles, aulas…Total, según el servel, tenemos gente de sobra.
Pero la realidad es otra, por eso machaco la cuestión de la Vigilancia Revolucionaria, por eso miro pá Venezuela, como Sapo enamorado de luna y de Bolívar…por eso me embebo con Fidel y Camilo.
Aquí en España, en tiempos de investidura y de poder, todos se venden y se compran en nombre de la patria, del Estado y del derecho, en nombre de la Republica y de la Monarquía, se venden en silencio para permitir que el fascismo tenga legitimidad para sentarse en el aula de legislar…
Yo no se, cuantas vestiduras le chantan a la democracia, pero esto es un escándalo de pilastras…Se quiebran todos los esquemas, el sentido a la lealtad y al servicio país, harto tiempo que se olvido.
Hacen todo lo contrario a lo que sus partidarios piensan y exigen…el poder FACTICO lo maneja todo…Es un revoltijo muy re grande.
El grande Cervantes dijo en su Quijote “La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua»
Sentir que te mienten en la cara, que en la práctica misma de los acuerdos políticos, de los compromisos, se olvidan de lo horroroso del fascismo.
Mitómanos cobardes… Venden, delatan, condenan a seguir por calles y plazas, gritando triste, traicionado, lo mismo que gritaron generaciones anteriores….
Hipócritas.
Esto que canto es el enemigo inmediato…no podemos atacar con el caballo de Troya pastando, ordenando; quejando la pobreza, agresivo, violento enseñando los dientes apretados y abrirlos para tragar la derrota…
Hay que tener cuidado, mucho cuidado, con las afinidades en el caminar cabeza altiva, que con las diferencias de dejo triste…

Alejandro Fischer Alquinta

También te podría gustar...