Una cuestión dialéctica

(audio disponible al final del artículo) El pasado dicen, pasado está, no, no….pá na…, no es así.
El pasado es la mano y el lápiz que se escriben los mañanas.
La posesión del lápiz, será la forma del vivir de hoy y de los mañanas…
Es una cuestión dialéctica
Echarle la culpa al «empedrado» del tiempo, y seguir adelante con las mismas herramientas, sabiendo que el nivel y el plomo están desafinados, es feo y falto de clase.
Este lunes 3 de diciembre fui al higienista dental, es importante cuidar los chocleros, sobre todo, en el caso mío que son pocos.
Parecía «estatua e pileta», quieto, agarrotado en la silla, la boca abierta y obligando a mi intelecto viajar lejos… que manera de sentirme vulnerable… viaje a Babilonia, vi sus jardines colgantes antes que Alejandro Magno
En la pared de la clínica, había un afiche mostrando los recovecos de una boca… Santo dios de los coloraos, como construcción humana somos maravillosos.
(Alejandro, habrá más la boca)… No puedo, el cuero no me da…; trato de explicarme como ese piriguin, orillando tierras ha conseguido transformarse en lo que aparentamos ser ahora.
Cada célula de nuestro cuerpo realiza una o más, de las 200 especialidades que poseemos… los que saben, dicen que tenemos 37 billones de células trabajando en nuestro cuerpo… No existe huequito pa ningún invitado; si llega una célula a fallar, se transforma todo el tránsito de vida… puede suceder que choquen entre ellas, se coman entre ellas, se destruyan, les falle el corazón al que las lleva, los riñones, los senos y próstata..
Sea como sea, son los secretos del piriguin y no quita que seamos algo mágico, único.
El solo mirar feo esta construcción humana, constituye un crimen bellaco, imbécil.
El mundo interior de los humanos es misterioso… no encuentro palabra para definirlo, se me antoja el interior de un higo, la tela de una cebolla, un alelí, o quizás el silencio, una reflección, un respeto, un beso, una enseñanza, puede ser con justa razón una advertencia, un silabario para la lealtad…
Puede ser vino para el sediento, un pan para el hambriento…
No, no me cuadra, en ese interior de átomos, de helechos, de damascos, no tendría nadie que andar sediento, menos hambrientos… como si estuviera hueco; … Pero existe una instancia que lo permite, la ausencia de conciencia, que lo deja en vitrinas pilastreras para su venta o alquiler…
Si llegas a vivir 20 años, algo tienes que haber aprendido, ya no eres piriguin… Si encuentras una bolsa con papas y naranjas, no la puedes coger, es de alguien, tiene dueño… lo tuyo, tienes que trabajarlo.
Si lo recoges sin empacho, seras una autocreación con inquietud de hongo, sin conciencia… Con necesidad imperiosa de poseer los bienes y vida de los demás…
Tu vivir obliga la muerte violenta y cobarde.
La explotación del «hombre por el hombre» es un exterminio a goteo…
Cuando niño, el Nilo me tenía loco, el vientre del Éufrates y del Tigris, arropaban siempre en gestación Mesopotamia. Para mí, era una ventana para mirar lo mágico, una puerta para entrar asustado a mundos diferentes, a reinos de otros piriguines.
Por allí se parieron civilizaciones que sustentan hoy, los silabarios del mundo.
Entendí a Nabucodonosor al regalarle a su mujer, los Jardines colgantes de Babilonia…
Mucho más antes que la primera guerra mundial, las civilizaciones que vivían en esos parajes, eran hijos de la arena, buscadores incansables del misterio del agua. El desierto fue para ellos una manta para el abrigo, una lampara de luz, un oasis de besos totalmente prohibidos…
En tiempos viejos, en Europa, en Asia, en América, los pueblos, tribus, por aquí o por allá, por todos lados peleaban por «quítame estas pajas»…
Podía sé la tierra, en donde estaría el castillo el causal de tanta muerte… la cabra, el cordero, el caballo, el trigo… por celos, por envidia o por amor.
Era la forma de mantenerse unidos, los hijos de «la vieja tonta» llegaron a ser reyes, reinas…elegidos por no es que «malabar». El eternizar a un jefe y a su familia por los siglos de los siglos, era la táctica y la estrategia del terror, de la servidumbre, la pobreza, la miseria.
Quedaba mucho de piriguien.
En nuestro sur, el Imperio inca, era tan imperio como lo fueron los Otomanos… Los mapuches sin ser Imperio, te agarraban a chuecazo limpio por el solo hecho de estar mirando al Sur.
En la Mesopotamia vivían pedazos de los que serian hoy, Irak, Turquía, Siria…
La guerra es la continuación de la politica, es un enfrentamiento de intereses, que arrastra para los pueblos la muerte, la ruina, el hambre, la explotación desenfrenada.
La codicia y lo correcto buscan los medios de riquezas para el bienestar de sus pueblos; esos medios de riquezas se transforman en producción y se ubican en lugares estratégicos
Por eso la primera y segunda guerra mundial…había que barajar de nuevo, apoderarse de la tierra y sus riquezas
En un campo de mentiras, de codicias, de ideas, se incentiva la guerra.
Los Imperios Europeos dejaron sus colonias… tierra y hombre desbastados, violados, vejados en forma indigna… abandonados con la cultura del hambre y de la ignorancia.
Son acciones inexplicables, macabras… pero tan lógicas como los inviernos: Levantaron campos de concentración y de exterminio, morían judíos, comunistas, homosexuales, gitanos y negros…
Los judíos asesinados en las instalaciones de la maldad, no eran, ni son, los judíos que sustentan actualmente el gobierno Sionista de Israel…
El Sionismo, es un ideario politico, extraño, nacionalista que profesa lo mismo que el nazismo o las conductas extremas de la derecha…
Los judíos sionistas dejaron morir a de 20 millones de compatriotas.
Las bombas nazis destruyeron Londres, Paris, la inmortalidad de la dignidad en Leningrado, Berlin en llamas, Hiroshima y Nagasaki recuerda con silencio el crimen.
Cuento lo que se…
Al término de la segunda guerra mundial, al sur de América, la idea de liberación se agiganta… pasan 28 años y una libertaria roja florece en Chile… La Unidad Popular… fuimos derrotados en esa batalla, pero esas ideas de las posibilidades se asomó en Bolivia, Nicaragua, El Salvador, Venezuela, Ecuador…
La muerte que vive en oriente, África, es la misma que quieren trasladarla a Venezuela, a Chile, a Nicaragua, a El Salvador, Ecuador, a Brasil…
Todos son gotas de petróleo, pedazos inmensos de agua, caminos y ramales.
Y nosotros, buitres, jotes tienen como mandatario a un Mussolini, a un Méngüele
Si hablo de Siria, hablo de la unidad de pueblos que eligen una idea de gobierno, socialista… Y eso duele, el imperio pierde una puerta, fácil para poner pilastras y gobernar
Esa idea socialita de su partido impide con esfuerzos sobre humanos, que los Imperios sigan destruyendo el mundo…
(Alejandro, cierre la boca), escuche lejano…
La Liberación de Chile, de Brasil, de Argentina, de Ecuador es de movilización actual…
(Alejandro por favor, despierte, cierre la boca)…
Defender Venezuela y Cuba es el desafío actual… Es la dignidad de todos los pueblos que componen nuestro sur y nuestro mundo.
Ahí pude cerrar la boca.

Alejandro Fischer Alquinta
Estocolmo 2018.12.09

También te podría gustar...